14.10.19

Angel Olsen - "Lark"

De su genial nuevo disco "All Mirrors", aqui nos deja una pieza melancolica cargada de emocion y misterio. La chica se llama Angel Olsen y ustedes deberian empezar su semana con su musica porque aqui puros buenos consejos les damos. 

17.9.19

Los 100: (10 - 1)



10. Queens of The Stone Age – “Songs For The Deaf” (2002) 
Como guitarrista de la influyente banda de Stoner, Kyuss; Josh Homme sentó las bases de lo que sería su proyecto más reconocido para cuando la mítica banda noventera se terminara. Queens Of The Stone Age mantiene la esencia del desert rock de Kyuss con una mezcla mas accesible, mas “sexy”. El tercer disco de la banda “Songs For The Deaf” se posiciona como la placa mas deliciosa de QOTSA. Junto a Nick Oliveri en el bajo y segunda voz quien balancea muy bien el estilo suave de Homme con un desenfreno más punk. Acompañados de dos iconos noventeros Dave Grohl en la batería y Mark Lanegan vocalista. “Songs For The Deaf” despega rápido con un coctel cargado de riffs, cambios de velocidad y canciones que rompen con lo convencional.  Enorme disco de una enorme banda.


 9. Bob Dylan – “Blood on The Tracks” (1975)
 Entre cambios artísticos y la decepción personal provocada por el divorcio de su esposa, Bob Dylan creo su álbum más íntimo y en el proceso entrego una colección de canciones que expandieron el genio de su capacidad como compositor. Fue el primer disco que compré de Dylan y sigue siendo uno de mis favoritos, lo absorbí de principio a fin aprendiendo cada lírica, cada nota. Es música que se presta a esa dedicación. “Tangled Up in Blue” es mi canción favorita del extenso catalogo de Dylan, es la perfecta unión de la prosa echa con una melodía que captura desde las primeras notas. “Shelter From The Storm”, “Simple Twist of Fate”, “Idiot Wind”, “Buckets of Rain” son piezas que derraman pasión y melancolía, canciones que se abren y exponen su profundidad al oyente dedicado.  

8. Neil Young & Crazy Horse – “Rust Never Sleeps” (1979)
Al igual que Dylan, Neil Young ha tenido una larga y variada carrera llena de cambios en dirección y estética musical. Hay muchos de sus discos que me han capturado pero mi favorito es esta declaración fantástica titulada “Rust Never Sleeps” de 1979. Un disco sólido, con canciones muy buenas que ponen al oyente ante la presencia de un cantautor profundo acompañado de su inigualable banda Crazy Horse. La portada y contraportada en términos de canciones es “Hey Hey My My”, una estupenda apología en defensa de las nuevas olas del rock y las que se van. Tocada en acústico al inicio, y en eléctrico para cerrar el álbum. “Powderfinger” y “Sedan Delivery” son himnos rockeros que se derraman de las bocinas de forma deliciosa. “Trasher” es una balada acústica que te puede sacar lágrimas. En fin, es todo un evento este LP. Neil Young es un artista que merece muchísima atención porque nunca te decepciona. Te acompaña y te hace madurar.

 7. Tool – “Aenima” (1996)
Recuerdo la emoción cuando siendo adolescente descubrí a esta banda y en especial este disco. Una cosa rara, casi marciana que sonaba a metal de otra dimensión, con letras y música que te sorprendía en cada cambio, en cada rincón. Y no digamos esos videos que MTV ponía bien de noche para no asustar a los chiquillos. “Aenima” sigue siendo mi favorito de todos los discos del cuarteto de Los Angeles que se convertiría en la banda de culto mas famosa de todos los tiempos (con los pros y contras que eso significa). Técnicos virtuosos, pero con una corriente entre lo psicodélico y bizarro, Tool han creado su propio bosque musical para que quienes quieran se pierdan en el entramado de sus composiciones. LSD para los oídos.


6. Tom Waits – “Rain Dogs” (1985)
Del cerebro inquieto y creativo de Tom Waits han salido muchas cosas geniales. Entre ellas esta obra maestra titulada “Rain Dogs” que desfila todas las facetas y personajes poco convencionales salidos de las historias de bajos mundos, de leyendas plagadas de villanos y antihéroes. Los piratas de “Singapore”, los proxenetas de “Union Square”, el romántico solitario de “Downtown Train”, entre muchos otros. Al ritmo de marimbas, sonidos disonantes y piano melancólico. Cuando lo escuché la primera vez pensé: “todas las canciones son tan diferentes entre sí, y son 19!”. Es un disco sumamente entretenido, divertido, emocionante cortesía de uno de los cantautores que mas me han marcado en mi vida.


5. The Rolling Stones – “Exile on Main St.” (1972)
Refugiados en Francia para evitar un juicio por evasión fiscal, los Stones despilfarraron todo su exceso, abandono y embriaguez en este disco doble de 1972. “Exile on Main St.” Suena a una fiesta a donde todos estamos invitados con el rock, blues, country y soul en la gran sopa servida para la cena de gala. Keith Richards trae riffs cubiertos de lodo del rio Mississippi.  Mick Jagger canta con la convicción que lo caracteriza, pero metiéndole un poco de alcohol a la cosa. Hay una atmosfera muy especial, muy orgánica que no se siente en ninguno de los otros discos de los Stones. Gloriosa decadencia.


4. Ramones – “Rocket to Russia” (1977)
Mas certero y memorable que su primer disco, “Rocket to Russia” te recuerda que todo lo que necesitas es ser tu mismo y pasarla bien. A la mierda con las pretensiones. “Cretin Hop” es como el hermanito hiperactivo de “Blitzkrieg Bop”. Están rolitas que pasaron al panteón del punk como “Sheena is a Punk Rocker” y “Teenage Lobotomy” todo bien empacadito con un simpatico cover de “Surfin Bird” para ponerle la cereza al helado. Los Ramones representan la simpleza, sentido del humor, rebeldía y originalidad ante un mundo que te quiere volver complaciente y aburrido.


3. Led Zeppelin – “IV” (1971) 
Recordas el momento en que los escuchaste por primera vez porque te marcaron, era algo con una potencia diferente. Para muchos ese momento vino con este disco y los primeros segundos de “Black Dog”. El cuarto disco de Led Zeppelin llega como el arribo del Titanic y te cambia lo que sabes de rock n roll por siempre. Cada rola es única, “Rock n Roll” es Little Richard en esteroides, “Battle For Evermore” con sus referencias al Señor de los Anillos es mística con sabor a medio oriente. “When The Levee Breaks” es un gigante caminando entre valles. Y por supuesto esta “Stairway To Heaven”, la monumental balada que rompió todos los récords de popularidad. Page, Bonham, Plant y Jones demostraron que la clave de las grandes bandas no radica en su virtuosidad como músicos, sino en la química y explosividad que se alcanza como uno solo.


2. Bob Dylan – “Highway 61 Revisited” (1965)
Los Estados Unidos como una carretera abierta, inspirado en los viajes de Jack Kerouac y la poesía de Dylan Thomas. El surrealismo que inicio con “Bringing It All Back Home” se torna más vivo y cautivador con este disco sucesor. Entre las estrofas de “Like a Rolling Stone” surge una generación nueva que Bob Dylan tejió durante los sesentas. Sus composiciones se volvieron en el estándar de lo que una canción popular podía alcanzar en términos de profundidad. Todavía es el estándar. Los personajes y mundos que estas canciones crearon tienen su espacio junto con los que salen de las obras de Fitzgerald o Tennessee Williams; es decir, son atemporales, legendarios. “Highway 61 Revisited” es mas que un disco, es una novela clásica.



     1.  Pink Floyd – “Dark Side of The Moon” (1973)
Un disco es ante todo una composición completa. No importa que este divido por canciones, tiene que fluir como una sola pieza donde cada detalle es clave. Te toma de la mano y no te suelta hasta que terminaste de oírlo. Te cautiva. “Dark Side of The Moon” fue el primer disco que me provoco esa sensación, causo un impacto tremendo en mis oídos adolescentes y llegando a mis 40 sigue emocionándome muchísimo. Con momentos altos y bajos al estilo de una película. David Gilmour y su guitarra melancólica tocada con una dedicación simplemente perfecta. Richard Wright llevando las notas de piano a momentos dramáticos. Roger Waters con sus liricas existenciales sobre temas introspectivos que todo ser humano enfrenta: el tiempo, la muerte, el amor, el odio, la codicia. Desde el amanecer de “Breathe” a los relojes incesantes de “Time”, la tragedia de “Great Gig in The Sky” y el blues Funky de “Money” terminando en el climax espectacular en “Brain Damage / Eclipse”. No puedo pensar en otro disco que merezca la posición más alta de mi listado. “All that is now, all that is gone, and all that’s to come…”



Allí los tienen entonces, mis discos favoritos. Esperó que hayan disfrutado leer estas líneas tanto como a mi me gusto escribirlas. Espero aún más, que disfruten la música que aquí les expuse. Nos vemos pronto…


5.9.19

Los 100: Menciones Honorables


Crear una lista de mis 100 discos favoritos no fue fácil. Como lo hice? Pues para lograr capturar todos los que me interesaban primero hice una lista de mas de 100 para asegurarme que no se me escapaba ninguno. Vi mi colección de discos, mi lista de Le Club, mis favoritos en Spotify. Finalmente, reduje la lista a 100 y esa fue la parte más difícil. Tuve que eliminar muchos que me gustaban por el simple hecho que no cabían.

Aquí les dejo una breve lista de algunos que también aprecio, pero que quedaron fuera para que también los descubran (seguro conocen algunos). Sin review claro, pero al menos la mención debe hacerse:

Alice in Chains – “Jar of Flies”
Angel Olsen – “My Woman”
Arcade Fire – “The Suburbs”
Beastie Boys – “Check your Head”
The Beatles – “Abbey Road”
Bob Dylan – “The Freewheelin”
Bob Dylan – “Blonde on Blonde”
Bruce Springsteen – “Born to Run”
Bruce Springsteen – “Nebraska”
Buena Vista Social Club – “Buena Vista Social Club”
Café Tacuba – “Re”
David Bowie – “Station To Station”
David Bowie – “Heroes”
Dead Kennedys – “Give Me Convenience or Give Me Death”
EPMD – “Strictly Business”
Fugazi – “13 Songs”
Iggy Pop – “The Idiot”
Jay Z – “The Blueprint”
John Coltrane – “Giant Steps”
Johnny Cash – “American Recordings”
Kendrick Lamar – “To Pimp A Butterfly”
Kyuss – “Blues From The Red Sun”
Led Zeppelin – “Led Zeppelin”
Led Zeppelin – “Houses of The Holy”
Leonard Cohen – “I’m Your Man”
Mark Lanegan – “Whisky for The Holy Ghost”
Massive Attack – “Mezzanine”
Marvin Gaye – “What’s Going On”
Metallica – “Ride The Lightning”
Melvins – “Stoner Witch”
Miles Davis – “Kind of Blue”
Neil Young – “After The Gold Rush”
Notorious B.I.G – “Ready To Die”
Paul Simon – “Graceland"
Pixies – “Surfer Rosa”
PJ Harvey –  “Stories From The City Stories from The Sea”
Primus – “Sailing The Seas of Cheese”
Public Enemy – “It Takes a Nation of Millions To Hold Us Back”
Queens of The Stone Age – “…Like Clockwork”
The Rolling Stones – “Sticky Fingers”
The Rolling Stones – “Let it Bleed”
Red Hot Chilli Peppers – “Blood Sugar Sex Magic”
The Roots – “Things Fall Apart”
Roxy Music – “For Your Pleasure”
The Replacements – “Let it Be”
The Replacements – “Pleased To Meet Me”
The Sonics – “Here are The Sonics”
Stevie Wonder – “Songs in The Key of Life”
Talking Heads – “Remain in Light”
Talking Heads – “Speaking In Tongues”
Tool – “Lateralus”
A Tribe Called Quest – “Midnight Marauders”
U2 – “The Joshua Tree”
The Velvet Underground – “White Light / White Heat”
Warren Zevon – “Stand In The Fire”

Algunos covers para darle colorcito al post:








Bueno, queda solo el Top 10...

4.9.19

Los 100: (20 - 11)



 20. Pink Floyd – “The Wall” (1979)
De niño vi la película y me dio miedo. De adolescente la música me hizo regresar a esas imágenes de forma casi compulsiva. Escuche el disco doble una infinidad de veces, con las luces apagadas y el volumen muy alto. “The Wall” me sigue causando una emoción tremenda, es una obra espectacular: oscura, pesada, melancólica. Muchas de las mejores canciones de Pink Floyd están aquí: “Run Like Hell”, “Another Brick in The Wall Pt. 2”, “Hey You”, “In The Flesh”, y la absoluta cima de la perfección del rock setentero: “Comfortably Numb”.

19. Maldita Vecindad y Los Hijos del 5to Patio – “El Circo” (1991)
Mi disco favorito del rock latino no obedece a las típicas reglas del rock. Parece estar mas cerca del funk y la cumbia de Perez Prado que de las guitarras eléctricas y los acordes pesados. Muy mexicano en su esencia, “El Circo” es un álbum colorido, sabroso. Abre con “Pachuco”, una danza frenética cargada de referencias culturales en homenaje a los “Pachucotes” (Los Zoot Suits mexicanos inspirados en el comediante Tin Tan). “Un Poco de Sangre” y “El Gran Circo” son historias de la gran metrópoli chilanga; “Kumbala” es una danza romántica con la sensualidad del saxofón al centro. Para disfrutar, bailar y echar buena fiesta.


18. Nirvana – “In Utero” (1993)
Con los demonios de la fama cerrando el cerco cada vez más, el trio de Seattle se alió a Steve Albini y produjo un furioso testamento final para dejar en claro porque la historia les debía un espacio. “In Utero” desnuda heridas que nunca se cerraron, marcha con una mezcla mas agitante elevando sensibilidades mientras expone los dolores de Kurt Cobain. Ósea, impacta mas que los discos anteriores. Para cuando llega a la última canción “All Apologies”, el sentimiento de que el final esta cerca es evidente.



17. Iggy & The Stooges – “Raw Power” (1973)
“with an eye full of napalm!”. Al igual que Nirvana con “In Utero”, los Stooges liderados por Iggy Pop estaban en sus ultimas baterías cuando llegaron a grabar su tercer álbum “Raw Power”. Mucha droga, mucha violencia, mucho desvergue. Pero no sin antes prenderle fuego a la fiesta. Moviendo a Ron Asheton al bajo e incorporando a James Williamson en la guitarra cambio la atmosfera del grupo y produjo un disco ruidoso, violento, muy punk pero que se puede bailar, disfrutar, encender. 


                                                 
16. John Coltrane – “A Love Supreme” (1964)
 Concebido como una sola composición dividida en cuatro partes; “A Love Supreme” se convirtió en el disco mas celebrado de la prolífica carrera de Coltrane. Inspirado en una búsqueda por alcanzar al ser supremo, al creador. Desde las primeras notas que se sienten como si se abre un mundo interno, “A Love Supreme” deja al oyente enganchado por todo el viaje por el cual lo lleva de guía su líder y los estupendos músicos que lo acompañan (Elvin Jones en la batería, McCoy Tyner en el Piano y Jimmy Garrison en el Bajo). Esta de mas decir que es una obra maestra, mas bien es música que debe considerarse dentro del patrimonio de la humanidad.

 
15. The Beatles – “White Album” (1968)
En abierta competencia de quien era mejor contribuyente a la banda, los cuatro Beatles se desangraron en su afán de demostrar quien aportaba más (por esa razón el disco es doble y no tiene arte, no se pudieron poner de acuerdo). Al mundo le dejaron su mejor álbum con una variedad nunca vista en otros LP’s del grupo: “Dear Prudence”, “I’m So Tired”, la dulzura de “Blackbird”, el protometal de “Helter Skelter”, el protopunk de “Revolution”, la majestuosidad de “While My Guitar Gently Weeps”. Y hay muchas otras. Los ganadores de esta batalla artística fuimos todos nosotros.

 
14. Black Sabbath – “Paranoid” (1970)
Un riff, una combinación de notas particular que se sale de los convencionalismos, inclusive hoy después de tanto tiempo de que aparecieron en el mapa. Black Sabbath es al metal lo que Miles Davis es al Jazz, y “Paranoid” es su “Kind of Blue”. Un clásico instantáneo que moldeo la forma de crear música oscura, pesada. “Iron Man”, “War Pigs”, “Paranoid”, “Electric Funeral”, prácticamente todo el disco me capturo desde la primera vez que escuche estos clásicos. La densa afinación de la guitarra de Iommi, el bajo y batería frenética de la dupla Butler & Ward, la voz tétrica fantasmal de un joven Ozzy Osbourne. Todos los elementos son perfectos.

 13. The Who – “Who’s Next” (1971)
Cualquier disco que abre con “Baba O’Riley” y cierra con “Won’t Get Fooled Again” está destinado al panteón de los grandes. Pete Townshend me demostró que la música es para llevarla cargada de emoción a flor de piel y con el corazón desangrado. Sus composiciones mayormente inspiradas en lo que significa ser un joven desadaptado me han acompañado por tanto tiempo que no puedo pensar mi vida sin ellas. Con Keith Moon, John Entwistle y Roger Dartley para sumar al caos y abandono de las rolas, “Who’s Next” es un huracán de pasiones, potencia y mucha actitud.

 
12. The Velvet Underground – “The Velvet Underground & Nico” (1967)
El mundo simplemente no estaba listo para cuatro personajes vestidos de negro cantando música medio desafinada con liricas sobre sadomasoquismo, drogadicción y muerte. Apadrinados por el excéntrico de Andy Warhol, este fue el primero de cuatro inmejorables discos. Siendo justos, tal vez el mundo nunca esté listo. Pero las bandas que vinieron después usaron a los VU de influencia y el tiempo les hizo justicia. Lou Reed, John Cale, Moe Tucker y Sterling Morrison debutaron aquí con la cantante alemana Nico de colaboradora eficaz para crear una placa fantástica, rara, audaz. Contracorriente pura.

 
11. Muddy Waters – “The Anthology” (2001)
Dos discos, cincuenta rolas, un artista titánico.  Muddy Waters personaje central del blues y a donde llevan todos los caminos del rock y la guitarra. “Mannish Boy”, “I Can’t Be Satisfied”, “Hootchie Coochie Man”, “Baby Please Don’t Go”, “Rolling Stone”, “I’m Ready” y muchas otras. Su voz onda, su forma de tocar tan simple, el “temple” del hombre no tiene competencia. En esencia todas las etapas del blues están aquí bien expuestas por quien fuera uno de sus catedráticos mas admirados. Ain’t that a Man!    


Llegamos entonces a la cima, nos quedan solamente mis diez discos mas preciados. La mera cumbre. La crema y nata. Espero que estén descubriendo (o redescubriendo) buena música con los noventa que ya expusimos. He disfrutado mucho haciendo esta lista con la finalidad que ustedes disfruten oyendolos tanto como yo. Nos vemos en breve…

26.8.19

Los 100: (30 - 21)



30. The Clash – “London Calling” (1980) 
El productor Guy Stevens forzó a The Clash a “estirar” sus capacidades creativas con el afán de crear un disco que llevara a la legendaria banda por nuevos territorios. El resultado fue un paso hacia la constelación estelar y un álbum que cambio todo para el cuarteto londinense. “London Calling” abre con marcha victoriosa de la canción que le da su título y se mueve por todos lados:  Rock n roll cincuentero “Brand New Cadillac”, reggae “Guns of Brixton”, Ska “Rudie Can’t Fail”, punk “Death or Glory”, y pop rock “Train in Vain”.


29. Dead Kennedys – “Fresh Fruit For Rotting Vegetables” (1980)
Directo de San Francisco California el debut de una de las bandas más estupendas que los años Reagan dejaron sobre el mundo. Comandados por el incomparable Jello Biafra y sus liricas cargadas de sarcasmo, humor negro y crítica social. La perfecta antítesis a la hipocresía del conservadurismo evangélico de la época (¡y de ahora!). Un punk frenético con guitarras y melodías muy de la región californiana. Rolas estupendas como “Holiday in Cambodia”, “California Uber Allies” y “Let’s Lynch The Landlord” entre otras. Gran cosa esta banda. 

 
28. Genius/GZA – “Liquid Swords” (1995)
Con el sello de Wu Tang pero dejando un legado casi de culto, el primer disco de solista de GZA se pasó de bueno. Mucho del crédito se lo lleva la producción inventiva de RZA y sus samples de diálogos con música tenebrosa sacada de viejas películas de Kung Fu. El resto se le debe atribuir a las liricas que son igualmente originales. Entrelazando una variedad de temas que van desde cuentos de crimen, traición, filosofía e inclusive lo religioso.  Para oírlo una y otra vez con el afán de descubrirle cosas nuevas.

 
 
27. Patti Smith – “Horses” (1975)
Poetiza convertida en madrina del rock alternativo. Patti Smith redefine los esquemas y entrega en su primer disco una obra cuyo aporte a la música es inmenso en términos de profundidad lírica e ambición artística. “Horses” es imponente, audaz, irreverente. Una declaración de independencia. Se siente como tal con solo ver la portada (una foto de Patti tomada por su amigo el icónico fotógrafo Robert Mappelthorpe). Aquí se rompen ídolos, dioses y cadenas con el pasado. Pero más importante, se rompe con lo desechable del rock para traer música con sustancia y mucho peso.


26. The Allman Brothers Band – “At Fillmore East” (1971)
La caravana musical que llevo a los Allman Brothers Band por casi cinco décadas de giras y buena música tuvo su momento cumbre con esta perla de disco grabado en vivo cuando toda la alienación original estaba presente. Una serie de conciertos que fueron documentados en esta grabación donde se aprecia la química explosiva del set en vivo. Cargados de blues: “Trouble No More”, “Statesboro Blues”, “Stormy Monday”; y de los monumentales jams: “Whipping Post”, “You Don’t Love Me”.  Un fantástico disco en vivo.



25. Bob Dylan – “Bringing It All Back Home” (1965)
 Directo al corazón de una década de cambios culturales y sociales, el impresionante quinto disco de Bob Dylan fue tan innovador como controversial. Reinventando su mensaje y sonido agregando tintes surreales al mismo tiempo que los puritanos del folk sentían que su niño prodigio les daba la espalda. Hay canciones que simplemente no tienen competencia: “Gates of Eden”, “Subterranean Homesick Blues”, y que decir de “It’s All Right Ma (I’m Only Bleeding)”. Pero la verdad es que todo el álbum es espectacular, uno de los momentos cumbre de Mr. Dylan.

 
24. Nine Inch Nails – “The Downward Sprial” (1994)
Caos, brutalidad y un ambiente desolado muy único que permea la tercera placa de Nine Inch Nails, este no es un disco para oírlo cuando los ánimos están bajos. O tal vez si, para permitir ver las heridas más de cerca. Trent Reznor desata la furia de sus guitarras industriales, sus ritmos pulsantes y toda la violencia para dejar el canvas pintado de colores crudos. Vivos.



23. Bruce Springsteen & The E Street Band – “Darkness on The Edge of Town” (1978)
Para muchos, “Born to Run” es el disco de Springsteen que más los mueve, con sus historias de soñadores y personajes comunes que triunfan frente a la adversidad. Pero para mí, el disco sucesor “Darkness on The Edge of Town” lo supera. Aquí no triunfan siempre los buenos, hay sueños que no se desarrollan, el amor no salva. Pero te hace seguir adelante. Tiene un sentimiento mas oscurón, de que las cosas podrán salir mal muchas más veces. Pero no olvida que siempre hay una luz al final del túnel. Un álbum personal. Intimo. Clásico.


22. The Replacements – “Tim” (1985)
Los Mats. Una banda muy especial cuya discografía guarda recuerdos en mí de años y aventuras que no puedo olvidar. De todas sus grabaciones tengo que escoger “Tim” como la más significativa. Conjuga los dos mundos que hacen de estos loquillos de Minneapolis algo especial: el espíritu desaliñado, adolescente, caótico de sus inicios con la esencia romántica, sensible de lo que vino después.  “Bastards of Young” es puro protogrunge, “Left of The Dial” es nostalgia por las bandas de radio local, “Little Mascara” es amor adolescente con los jeans rotos y el pelo despeinado. We are the sons of no one!

 
21. Led Zeppelin – “Physical Graffiti” (1975)
El disco doble que es “Physical Graffti” con sus tantos estilos y aventuras musicales. La banda experimenta con un poco de todo y resulta entregando un album sorpresivamente balanceado que en sus mejores momentos produce mamuts del tamaño de “In My Time of Dying”, “Wanton Song”, y por supuesto “Kashmir”. Se percibe el crecimiento del cuarteto, la capacidad de entenderse, complementarse. Me tomo muchos años apreciarlo por no ser el disco que primero salta a la vista dentro de la discografía de LZ. Pero que, con el tiempo, se destapa obligándote a descubrir en sus finos detalles la gran profundidad que esconde. 


19.8.19

Los 100: (40 - 31)




 40. Arcade Fire  - “Funeral” (2004)
Los chicos del nuevo milenio frente a los sueños, temores y esperanzas de un futuro incierto. El impresionante disco debut de los canadienses Arcade Fire es un emotivo viaje por barrios cubiertos de nieve, paseos interminables en los automóviles de tus amigos de la adolescencia. Atmosférico, romántico, cargado de euforia. Joyita del “indie rock” de inicio de los 2000’s que llevo a convertirme en fan de esta gran banda.



39. Motorhead – “Ace of Spades” (1980)
Sera posible superar la intensidad y actitud de una banda tan ridículamente genial como Motorhead? La respuesta es no. No se puede porque cuando tenes un sonido tan sucio y pendenciero como el de estos locos y un líder como Lemmy Kilmister significa que sos una fuerza natural imparable. Las canciones son frenéticas, rudas, listas para escupirte en tus oídos vírgenes. Por la gran puta, que buen disco.


 

38. Chuck Berry – “The Great Twenty Eight” (1982)
Si, las 28 canciones son grandes, el titulo no miente. Desde St, Louis vino como cometa al mundo para dejarnos una herencia incalculable con rolas que marcaron el paso del rock n roll. El verdadero rock n roll. “Roll Over Beethoven”, “School Days”, “Johnny B. Goode”, “Back in the U.S.A”, etc. Una tras otra, todas son esenciales, todas son para oírlas, bailarlas, disfrutarlas.






37. Black Sabbath – “Master of Reality” (1971)
Iommi, Butler, Ozzy y Ward; los cuatro jinetes del heavy metal. El disco más “doom” de todos los que hicieron. Un disco que abre con una oda a la marihuana “Sweet Leaf” y termina con la espectacular “Into Void” pasando por marchas incesantes del calibre de “Children of The Grave” y “Lord of This World”. Un disco malévolo con una potencia inigualable.




36. Nas – “IllMatic” (1994)
Un jovencito de Queensbridge New York que se apodaba Nas decidió crear este testamento a la vida en el barrio, la dureza de ese ambiente, las historias de amigos que las calles le quito. El resultado fue uno de los mejores LP’s de hip hop de todos los tiempos. “Illmatic” es perfecto. Con ayuda de productores como Pete Rock, DJ Premier y Large Profesor las mezclas “cuajan” con las elaboradas letras que eventualmente volvieron a Nas en uno de los pesos pesados del género.


 

35. The Cramps – “Songs The Lord Taught Us” (1980)
El hijo ilegitimo de Elvis Presley y la novia de Frankenstein. Los Cramps pueden describirse como rockabilly infestado de punk con letras que rinden tributo a las cosas pervertidas de la vida, las películas cincuenteras y el mal gusto. ¡Ósea, son una gloria total! Aquí nos dejan una colección de canciones coloridas con el gran Lux Interior en la voz y la guitarra estruendosa de Poison Ivy guiando la fiesta. Tear it Up!  




34. The Jimi Hendrix Experience – “Electric Ladyland” (1968)

Es increíble lo mucho que Jimi Hendrix hizo en tan poco tiempo. Ladyland es el último “disco de estudio” que el chico prodigio de Seattle saco en vida. Como si queriendo llevar la guitarra eléctrica a nuevos planetas hay mucha experimentación. Pero a pesar de las ambiciones musicales nunca se pierde el rumbo. Destacan los dos “semi jams” de más de 10 minutos, así como el monumental cover de “All Along The Watchtower” y la épica “Voodo Child (Slight Return)”.

 

33. David Bowie – “Low” (1977)
Refugiado en la ciudad de Berlin, rodeado de sintetizadores y con Brian Eno de cómplice, un Bowie buscando refugio de sus excesos en la búsqueda de horizontes inhóspitos. “Low” es el renacimiento de un Ziggy Stardust más vanguardista robando una que otra cosa del kraut rock alemán para construir una obra totalmente audaz.






32. Beastie Boys – “Paul’s Boutique” (1989)
¿Reinvención artística después de tener un éxito masivo con su primer disco, o simplemente el siguiente paso en la evolución del legendario trio de hip hop? Quien sabe, pero lo que si es cierto es que “Paul’s Boutique” es un clarísimo ejemplo de originalidad sin importar las presiones comerciales. Cargado de referencias culturales y sampleo innovador, el segundo disco de los Beastie’s es un imperdible viaje por el intelecto, humor y la mente brillante de Mike D, Ad-Rock y MCA.




31. Rage Against The Machine – “Rage Against The Machine” (1992)
Que decir que no se ha dicho de este genial debut de la banda de Los Angeles liderada por la guitarra innovadora de Tom Morello y las liricas de Zack de la Rocha. La bomba molotov que estallo en las bocinas y oídos de todos los que fuimos adolescentes de los noventas. Un claro descendiente de los MC5 y Public Enemy. Con canciones muy enérgicas, directas. Una química potente entre los cuatro músicos que conforman Rage.