14.6.18

Talking Heads - "Remain in Light"


Limitarse en la música puede ser contraproducente. Limitarse puede llevar a un artista a caer en prisiones mentales que sofocan el sentido creativo. Sin temor a errar; una banda como Talking Heads nunca se limitó y confió. Una estética bien definida sin necesidad de que la propuesta musical se volviera en “colorear con números”. Sus discos nunca cayeron en ser predecibles. No se les puede considerar como una banda que se quedó corta. Un viaje muy completo que fue mutando de disco en disco. En medio de ese viaje cae este; su cuarto monumento Remain In Light producido por Brian Eno.

En cierta forma se siente como un disco muy circular en la forma como están puestas las canciones. Las últimas dos rolas (y en especial la muy oscura “The Overload” que cierra el LP) pudieran muy bien brincar a la primera nuevamente. Todo combina y al mismo todo toda suena independiente entre sí. Lo brillante con la música que hizo el cuarteto de NY durante toda su carrera fue que podían poner una canción romántica a la par de otra cargada de su habitual “armonía nerviosa” sin desentonar. David Byrne, Tina Weymouth, Chris Frantz y Jerry Harrison supieron encontrarse en el punto medio de sus excentricidades y sacarle “el diablo a la botella” creando composiciones muy (pero muy) entretenidas.

Remain in Light es entonces un paso grandísimo a encontrar paisajes más amplios dentro de una “misión” por experimentar con nuevos ritmos. Una misión que empezó con el predecesor a este disco, Fear of Music. No está de más decir que la producción de Eno solo engrandece esa búsqueda. “Once in a Lifetime” el megahit que sirve como ojo del huracán podría definirse como una canción funk/pop con un personaje en medio de su crisis existencial de los 40 (¿Sera Byrne externalizando esos temores?), una canción atípica en su sonido y aún más en su temática. Esos son los paisajes que busca abrir Talking Heads con Remain in Light. Solo faltamos nosotros; los oyentes para completar la expedición. Tómelo usted como una invitación. (Francisco)


3.6.18

Judas Priest - "Screaming for Vengeance"


Podría ser considerado una especie de “parte aguas” o el momento donde la legendaria banda británica se apodero (junto con Iron Maiden para ser justos) del Heavy Metal como tal. No suelo ser fan de este tipo de “metal” de chumpas de cuero, machismo desmedido y guitarras chillonas un tanto triunfales peeeero me tienen que dejar tener mis gustos culposos de vez en cuando. Y vaya que este es un muy sabroso pastelito sonoro que genera culpa después de ser ingerido pero que importa; todos somos glotones alguna vez.

Screaming For Vengance de 1982 es el álbum que le trajo a Judas Priest muchísimo éxito comercial y reafirmo la posición del grupo luego del también legendario (y mas reseñado) British Steel de unos años atrás. En parte porque les trajo su mayor “hit” con “You’ve Got Another Thing Comin” pero también porque potencializo los poderes más Judas Priest de Judas Priest: La dupla de guitarras de KK Downing y Glenn Tipton así como las voz inigualable-mente metalosa y “cuernitos al aire” del gran Rob Halford.  La intro “The Hellion/Electric Eye” es un ejemplo de estos superpoderes combinados. Lo que sigue después solo va mejorando de rola en rola: La canción que le da título al disco con su rapidez y melodía “trash”. “Bloodstone” con un riff inolvidable muy a lo Tipton/Downing. La lujuriosa “Pain & Pleasure” que pone a prueba los altos y bajos de su cantante; Halford gana el examen con puntos extras. La anteriormente mencionada “You’ve Got Another Thing Comin” lo más “pop” de Priest. La banda toca y suena con todos los cilindros en óptimas condiciones: fuerte cuando debe serlo y romántico cuando pretende no serlo (rudo pero sensible).

Screaming For Vengance es un gusto culposo con sus toques empalagosos pero eso no es malo, especialmente en un género musical que se caracteriza por estos excesos. Escuchadas repetidas permiten ir descubriendo la belleza en los detalles de una música que puede pecar de pretenciosa pero que Judas Priest sabe llevar caminando por la línea de lo artístico y lo absurdo con buen balance. Solo no le pongan azúcar extra o se pasa de dulce. (Francisco)

31.5.18

Que ver en Netflix: Documentales Musicales (Parte1)

En estos dorados tiempos donde la televisión se ha convertido “a la carte” hacemos una pausa para hablar sobre documentales musicales disponibles en Netflix que vale la pena anoten en su agenda. Avísenle a la pareja, al roommate o a sus amigos con quien comparten la tele que no los molesten porque toca emprender el viaje musical. Aquí mis recomendaciones:
                                                      
                                                                            
                                                     Hip-Hop Evolution

Que decir de esta magnífica mini serie en 4 episodios de los orígenes, transformaciones y selectas mutaciones de este género musical aquí presentado de forma soberbia. Los inicios en las fiestas comandadas por DJ’s como Afrika Bambaataa; Kool Herc, Grandmaster Caz. El génesis de la disquera Def Jam con Beastie Boys y Run DMC; la época de oro del Hip Hop a finales de los ochenta con figuras como Rakim y Public Enemy hasta llegar al gangsta rap de N.W.A. 



What Happened Miss Simone?


Nina Simone fue una cantante profunda, apasionada y compleja. Elevo el blues y el jazz a un sentido muy personal poniendo su sufrimiento frente al sonido desnudo de su piano. Este documental traza la vida y dolores de Nina llevándolo a un matiz muy personal que intenta descifrar la naturaleza de tan autentica artista. Por siempre seremos alumnos todos de Miss Simone. 



Mr. Dynamite: The Rise of James Brown


De como el más grande de los grandes del soul, el padrino del funk, el trabajador incansable se formó venciendo obstáculos inimaginables: pobreza extrema (creció en una champa en medio del bosque y luego en un burdel) y racismo (lo metieron a la cárcel por años siendo adolescente solo por robar un traje de vestir). Con absoluta y completa convicción James Brown llego a la cima. Este documental traza los años formativos de la estrella hasta su máximo apogeo en la década de los 60. Con entrevistas a todos los músicos que le acompañaron balanceado historias personales con historias de cómo se hicieron sus máximos hits. Simplemente imperdible.   




Big Star: Nothing Can Hurt Me
Que hace a una banda convertirse en un artista de culto? La banda de Memphis Big Star tenia todo para lograr el éxito en la década de los setentas con tres discos que fracasaron en las listas pero que con el tiempo se volvieron en referentes de un estilo de componer imitado por muchos, replicado por nadie. La historia detrás de sus fundadores, la química explosiva entre sus miembros venerados hoy por bandas como R.E.M y los Replacements.






I Called Him Morgan

El trompetista Lee Morgan considerado un fenómeno desde su adolescencia cuando Dizzy Gillespe lo invita a tocar en su banda y más tarde colaborando con titanes del jazz como John Coltrane. Aquí su vida narrada desde la perspectiva de la mujer que lo rescato de la tormenta de heroína en donde el joven talento se había sumergido y casi perdido toda inspiración. Para luego ser ella quien le dio muerte. Así es, leyeron bien: la esposa que lo salvo y después lo mato. Ahora vayan a ver el documental y descubran por qué.








No digan pues que la televisión es solo para perder el tiempo. Aquí tienen cinco magníficos ejemplos para enriquecer su cultura musical. Después les paso mas, to be continued... (Francisco)


30.5.18

Childish Gambino: "This is America"

1,2,3 seguimos vivos. En lo que nuestra inspiración termina de dar "reloading" les dejo el vídeo del que todos hablan, solo porque si vale la pena ver como un artista del calibre de Donald Glover alias "Childish Gambino" pone de pijazo la realidad del Estados Unidos odioso de los tiempos de big Cheetoo Trump. 

29.12.17

Nick Cave & The Bad Seeds - "Lovely Creatures, The Best of (1984-2014)"

Una de las compilaciones destacadas de este 2017, disco triple (más un DVD con la colección de vídeos), Lovely Creatures retrasa toda la carrera de este personaje melancólico tan fascinante; Nick Cave y su banda los Bad Seeds.

Es la continuidad y peso de sus canciones a través de tres décadas lo que aquí se siente. La capacidad de ser tan bueno por tanto tiempo. Magnifica introducción a una carrera que ya suma bastantes discos y variedad de mutaciones musicales.   Casi todo merece mención: el romanticismo gótico de “From Her to Eternity”, el blues cavernícola de “Tupelo”, la desolación de “The Mercy Seat”, la melancolía de “Jubilee Street”. Son solo algunas de las perlas aquí contenidas. Cave y compañía han sido constantes en su búsqueda por las historias oscuras que se esconden en los rincones desolados de la mente humana. Todos tenemos esqueletos en el closet.

Hablando de la compañía de Cave: Los Bad Seeds. Tenemos que hacer mención del desfile de músicos que acompañan a nuestro héroe por estos treinta años de carrera: El pianista y guitarra Mick Harvey. Las teclas de Warren Ellis, el bajista Martyn Casey entre otros. Estos son músicos que han entendido la visión de Cave y la han elevado para darle el matiz que merece.


Sirva como introducción o para repasar a un artista que ya conocemos bien, Lovely Creatures enamora y fascina. Envuelve al oyente en las leyendas que Nick Cave and The Bad Seeds han pintado durante tres décadas de sonidos únicos. Un catálogo imperdible. Una banda irrepetible. (Francisco)

15.12.17

Top Discos del 2017

Les presentamos los discos favoritos del  año de nuestro “staff” de cluberos. Que esta lista sea un punto de referencia para la buena música que tuvimos en este 2017 es nuestro mejor obsequio. Ni Santa Claus te trae tan buenos regalos cuando te portas bien. 



Hugo Castigo Rangel

Boris (Dear)
Tyler The Creator (Flower Boy)
Chelsea Wolf (Hiss Spun)
Gamezán (Antes del Fin)
Godflesh (Postself)



Pablo López Cárcamo

Grizzly Bear (Painted Ruins)
Mount Kimbie (Love What Survives)
The Bug/Earth (Concrete Desert)
Clap! Clap! (A Thousand Skies)
Four Tet (New Energy)
Emel Mathlouti (Ensen)
Tinariwen (Elwan)
Dälek (Endangered Philosophies)
Cocaine Piss (The Dancer)
Bonobo (Migration)


 
Francisco Valdez

Code Orange (Forever)
St. Vincent (Masseduction)
Kendrick Lamar (DAMN)
Boris (Dear)
Casavieja (Infiernos)
Girlpool (Powerplant)




Diego Padilla

The Knife (Plunge)
Krallice (Loum)
ADULT(Detroit House Guests)
Endon (Through the Mirror)
Death from Above 1979 (Outrage is Now!)
Dalek (Endangered Philosophies)
Algiers (The Underside of Power)
Rabit (Les Fleurs du mal)
Mastodon (Emperor of Sand)


Rodrigo Perez

Bell Witch (Mirror Reaper)
Cavernlight (As We Cup Our Hands and Drink From the Stream of Our Ache)
Amenra (Mass VI)  
Blut aus Nord (Deus Salutis Meae)
Throane  (Plus une main à mordre) 



7.12.17

Lo nuevo de Casavieja

La banda guatemalteca de black y punk CasaVieja nos trae este deleite de disco titulado Infiernos con diez tracks director a la yugular. Rápido, muy oscuro y perversamente ruidoso los Casavieja no dejan a nadie parado. Sin tomar prisioneros. 

Escuchen todo el disco aquí: https://casavieja.bandcamp.com/

28.11.17

Warren Zevon - "Stand in The Fire"

En el futuro (ojala que no sea muy lejano) tipos como Warren Zevon serán recordados y referenciados como bastiones del desenfreno rockanrolero que muchos buscan por toda una vida.

El testamento de un cantautor singular como Zevon lo encontramos en este documento, o mejor dicho; pedazo de concierto grabado en el Roxy de Los Ángeles titulado Stand In The Fire. A las puertas de sacar su tercer disco a finales de los setenta Zevon recorre lo mejor de las rolitas que se crearon en las bulliciosas y lujuriosas calles de la cosmopolita ciudad californiana previamente mencionada. 

Sentado en el piano y acompañado de una magnifica banda que mezcla bien con el paso danzante y a la vez romanticon de su líder. Sonando bien rico como dicen.


Cuando llega a su máximo éxito; la genial “Werewolves of London” se siente el sudor, se siente el sexo. Pero ante todo, se siente la felicidad borracha de la música y sus interpretes. Pero no se queda allí. “Lawyers, Guns and Money” (mi favorita dicho sea de paso) toma un matiz aun mas animalesco y pendenciero en comparación a la versión de estudio. The shit has hit the fan!, a grito de loco. “Poor Poor Pittfull Me” agarra mas envión como carreta en llamas hasta que se le caen las ruedas y se transforma en “I’ll Sleep When I’m Dead”. Hay dio mio…


Para oír a todo volumen, Stand In The Fire es pura gozadera. Terminamos entendiendo que el “fuego” referenciado en el titulo es el que Zevon crea en el escenario para si mismo y su banda. Entrele con ganas. (Francisco) 

3.11.17

Charly de la Buena Suerte

Comparte este Charly de la buena suerte con tus amigos y recibirás la bendición de estar protegido de la música mierdera de Ricardo Arjona y los mamones de Mana. 

28.10.17

Lo que no se ve.

Pase adelante joven, que tengo algo que enseñarle.

Los grandísimos de Adonis Muerto recién estrenan un video para la monolítica canción "Lo que no se ve", del disco Apertura de la Boca.



La banda estrena nuevo disco el 1ero de diciembre 2017. Se llama "Rreposo". Estarán en vivo junto a Casa Vieja, YYY y Brüjas.  Tocan sábado 2 de diciembre en Jan Jalvador.

https://www.facebook.com/events/1768033196829759/

6.9.17

En Vivo: Run The Jewels - "Live on KEXP"

Porque yo se que les gusta...

1.9.17

Muddy Waters: "Hard Again"

El hombre nacido como McKinley Morganfield pero convertido en el rey del blues como Muddy Waters. Su aura, su estilo, su presencia. Paso la mayoría de su carrera en el patio trasero del boom musical que sus pupilos llevaron a la palestra del escenario mundial. No fuera hasta finales de los sesenta que empezaron a colaborar y grabar con el viejo padre. De todas las sociedades que Muddy hizo con los músicos de la generación que él influyo la que hizo con Johnny Winter fue la más exitosa (duro tres discos).

Hard Again grabado en 1977 funciono como un resurgimiento del rey con una energía explosiva y un sonido empapado en el libido casi orgásmico de un blues tocado como Dios manda. No afecta que su banda para este disco es de puras estrellas: La harmónica de James Cotton, el legendario pianista del blues Pinetop Perkins, batería cortesía de Willie "Big Eyes" Smith, las guitarras de Bob Margolin y Johnny Winter, con Charles Calmese completando el conjunto en bajo.

La producción es limpia con un sonido muscular que le da un realce a las canciones que son una combinación de piezas creadas para el disco: “Deep Down in Florida”, “The Blues Had a Baby and They Named It Rock And Roll” y otras que ya eran consideradas piezas angulares en el desarrollo musical de Muddy: “Mannish Boy”, “I Want To Be Loved” y “I Can't Be Satisfied”. Esta última merece especial mención por el magnífico arreglo de Winter tocando con una guitarra de 12 cuerdas agregando realce a una pieza que fuera de las primeras que dieron a conocer al buen Muddy en la década de los cincuenta. Al centro de todo; por supuesto, está la voz del gran protagonista cantando con jovialidad y decisión. Demostrando que el blues se vive más de lo que se toca.


Si la música otorgara la santificación por medio del impacto que algunas de sus figuras tuvieron seguro el Sr. Morganfield estaría primero en la lista. Santo Muddy Waters. (Francisco)